Abro este tema porque me gustaría distinguir entre las profesionales del sexo, que destacan en sus anuncios su juventud, lindando en algunos casos la mayoría de edad, y las masajistas con "final feliz", que necesitan mayor experiencia.
Respeto que si vas a follar te guste un cuerpo joven, casi aniñado. Para echar un polvo no se necesita mucho más que un buen cuerpo y un buen miembro. Pero una masajista que no tiene los suficientes conocimientos, además, puede resultar perjudicial. Por eso veo imprescindible la experiencia, y ésta se adquiere con la edad.
Prefiero los servicios de masajes sensitivos a otras modalidades de sexo de pago. En este sentido, las masajistas de 19/20 años me generan desconfianza inicial. Seguro que tienen un cuerpo bonito, ¿pero sabrán deslizar sus manos por tu cuerpo?
Yo creo que el esplendor de una mujer está a partir de los 23/24, y dura hasta que... Bueno, puede durar más o menos, depende de sus genes, de cómo se cuide y de otros muchos factores. Pero siempre entrando en la treintena.
Otras mujeres, incluso habiendo cumplido los 40 están espléndidas, que de todo cabe en la viña del señor...
Quizás la edad adecuada sea entre 25/30 años, que han aprendido su oficio, se conservan sexualmente atractivas y tampoco son demasiado mayores.
Algunas he visto que son tan buenas como un fisioterapeuta. No quiero entrar en el tema del intrusismo profesional, pero efectivamente, hay profesionales con muy buenas manos que conocen cada músculo de tu cuerpo a la perfección, con la diferencia que al final acabas echando cohetes de la alegría de un buen final feliz.
En el otro sentido, también tenemos profesionales maduras que no son buenas masajistas ni lo serán nunca. Esto pasa, por desgracia, en todos los oficios.