¡Buenas noches a todos! Movido por la curiosidad me lancé ayer a contactar con Scarlett, nuestra francesita particular, para una I+D.
Día de la experiencia: Ayer jueves 22 de noviembre.
Lugar: Mejorada del Campo (ella da la dirección concreta).
Instalaciones: Decentes, todo limpio y ordenado.
Besa: Sí, al principio tímidamente, pero a va a más cuando se va excitando.
Fisico: Jamona (como decimos en Cádiz) y natural. Con sus curvas, donde agarrar para darle caña. Particularmente me encantan este tipo de mujeres. Unos pechos brutales con pezones muy receptivos. Ponerla a 4 y ver su culo..., ¡¡uuufff!!
Griego: Lo aclara en su hilo.
Francés: Sí y le gusta. La chupa muy bien y salivado. Se ayuda de la mano al principio, pero luego sólo con la boca. Juega con tu capullo, lamiéndolo, dándole toquecitos. Como no te controles, hace que te corras al instante. Y la garganta profunda... ¡la domina muy bien! Llega a la arcada y sin que se lo tengas que pedir dos veces.
Implicación: Muy buena. Se esfuerza para que estés a gusto.
Actitud en el servicio: Sumisa. Le gusta que la dominen: azotes en el culo, agarre del pelo, etc., pero sin marcas y que le den caña. Obedece con gusto. Pero estoy seguro que se desenvuelve bien en un papel dominante.

Experiencia:
Contacto con ella a través de “wassap” y responde rápido. Da juego a través de este medio y se excita. A mí me puso a mil y ya no pude concentrarme el resto del día en el trabajo. Uuufff. Le pido cita, que aunque me pillaba lejos... ¡me la quería follar a como diera lugar!, y allí que voy. Media hora antes me pide confirmación y confirmó. Me recibe como le pedí. Di carta blanca a la ropa, pero puse la condición de sin ropa interior y cumplió. ¡¡¡Mmmmmm!!!
Me pide la cuota, y seguimos charlando unos minutos. Estaba como una moto y no pude y le pedí lo que me debía. Con cara lasciva lo hace y ya me lanzo. Besos, tímidos al principio pero se pone a tono y va a más. Le digo que se ponga a 4 patas en el sofá y obedece excitada. Levanto su vestido y abro su culo..., uuuuffff, qué culo. Empiezo con un beso negro el cual disfrutamos los dos. Ella gime y mueve sus caderas. Le gusta y su coño se humedece. Amplío el radio de acción y lamo también su coño, el cual está empapado y receptivo. Gime y me dice alguna cochinada que tiene el efecto en mí que buscaba. Ponerme más bruto aún. La ordeno que se tumbe boca arriba mientras que me mira con su nueva cara de guarra (le gusta, una vez excitada y cachonda, que le digas lo guarra que es y hacerla tu puta, lo cual me encanta). De oro las impresionantes tetas que tiene, la abro bien de piernas y sigo comiéndole su rico coño (limpio, rico y sin malos olores). Se corre sin cortarse en gemir. Mmmmmmm.
”Ahora te toca a ti” me dice mirándome con su sonrisa pícara. Se arrodilla, agarra mi polla y comienza una mamada muy, muy buena. Disfruta chupando una polla. Al principio usa un poco la mano pero luego la chupa sin ayuda, salivada y disfrutándola ella. Después de un rato le digo de hacer un 69 y me dice de ir a la cama para estar más cómodos. En el 69 se desmelenó y comenzó con la garganta profunda. Mientras yo le lamía el clitoris y metía dos dedos en su coño. Le gusta que le metan dos dedos mientras se lo comen. Se pone muy cachonda y se corre ¡¡¡y sus fluidos son un manjar!!! Después de correrse, me pongo sobre mis rodillas en la cama y la ordeno que siga chupándomela, pero después de escasos minutos me enfundo, porque me me moría por follarla. Al principio me costó, porque los nervios me jugaron una mala pasada momentánea y además es estrechita. Pero solucionado el problema y a 4 patas, la follo sin contemplaciones y aguanta bien la caña. Es más, te pide caña y lo disfruta. ¡¡Sus gemidos son auténticos y no engaña!! Le di azotes, la agarré de su precioso pelo rubio y se ponía cada vez más guarra. Cada vez más puta (¡¡uuufff, me pongo bruto recordando eso!!) hasta que inevitablemente me corrí como un bendito. Vaya corrida.
Me da una toalla de mano para secar el sudor y charlamos un rato. Entre caricias y tal, comienza un segundo asalto. Como su cólico, devora mi polla, se vuelve a correr y me regala una garganta profunda con arcadas, ¡¡¡brutal!!! Cada vez que se la metía hasta la garganta (esta vez sin los nervios traicioneros) y provocaba la arcada, me miraba con esos impresionantes ojos azules y decía “una vez más”. No preguntaba, deseaba hacerlo y lo hacía, porque como ella misma dice “es muy guarra”. Yo estaba como una bestia, me enfundó y la ordeno ponerse a 4 patas. Está empapada y se la clavó. Gime y mueve sus caderas. La agarro de las caderas a veces, otras veces de los hombros, otras veces del pelo, pero siempre follándola duro. Gime, te pide más. Te pide que la folles y disfruta con cada embestida. Me corro de nuevo muy ricamente. Me tiemblan las piernas. Le pido hora, porque no me gusta pasarme del tiempo y me dice que no sabe. En ningún momento miró hora o metió prisa. Realmente le da morbo lo que hace y lo disfruta, y creo que se nota en el servicio que da. Me ofrece ducha y me da otra toalla. Me ducho, me visto y me despido con una sonrisa de oreja a oreja.
Lo mejor: Que está empezando, por lo que pone muchas ganas, y sus mamadas.
Lo peor: Que me tuve que ir.
Repetiré: ¡Sin duda!
La recomiendo: Mucho mucho.
Cuidadla compañeros, que va a dar mucho juego. ¡Un saludo!
Diablo pervertido