• Nombre de guerra: María.
  • Nacionalidad: Venezolana.
  • Forma de Contacto: Teléfono/Whatsapp - 643729138.
  • Fecha aproximada: Hace unos meses.
  • Lugar: Apartamentos por horas. No tiene sitio.
  • Higiene: Bien/regular**. Vino duchada, maquillada y con ropa deportiva. **Explico.
  • Precio: 70 € hora / 50 € media hora.
  • Edad: 34.
  • Cara: Para mí muy guapa (subjetivo). Ojos grandes, bonitos labios y gruesos. Rasgos de mulatita.
  • Pelo: Negro lacio largo.
  • Cuerpo: Rellena, bbw, gorda, curvy, con barriga. Dura sin estrías ni celulitis.
  • Pecho: Enormes. Pezones muy ricos y grandes que se erectan cuando se excita.
  • Culo: Grande, duro y sin celulitis ni estrías.
  • Defectos corporales: Para mí ninguno.
  • Actitud: Por whatsapp me dio la sensación de ser algo parca y sería. Luego en persona es muy maja.
  • Conversación: Buena me eché unas risas con ella.
  • Besos: Sí, piquitos, besos y cuando se animó con lengua.
  • ¿Fuma?: No.
  • Francés: Sí, al natural con garganta profunda sin manos.
  • Forniqueo: Muy bueno.
  • Griego: No
  • Lo mejor: Para mí todo: Su actitud, me gustan gordas y tetonas como ella y que estén duras.
  • Lo peor: Que le olía y sabía el coño un poco raro al comienzo.
  • ¿Repetir?: Sin duda.
  • ¿Recomendable?: Sí.
  • Valoración global de la experiencia: 7.5/10.

Relato:

Bueno, primero me llamó mucho la atención su anuncio..., las fotos sobre todo y el precio, aunque no hiciese griego. Contacté con ella por whatsapp y al cabo de un rato me responde indicándome que sólo se desplaza, que sus servicios constan de masajes sensitivos con toque erótico, los cuales los hace desnuda o con las bragas puestas y las tetas al aire, se pueden tocar, chupar y te hace un relax por 50 € y si quieres con penetración 70 €. Amablemente me comentó que si yo no disponía de sitio, ella podía encargarse de buscarlo, pero que el coste corría por mi cuenta, y que intenta siempre buscar lo más económico. Me pareció muy bien de su parte, así que finalmente buscó el sitio y cerramos día y hora. Yo le dije que me apetecía más pasar del masaje y utilizar la hora para darme un festín con ella y me dijo que sin problema. Soy una persona que me gusta comentarle a la chica qué cosas son las que me gustan hacer para que lo tenga claro, y de cierta manera también para corroborar que hace lo que ofrece en el anuncio; por ejemplo, el tema de besos si son sólo piquitos, o con lengua, si se les puede hacer beso negro, etc. Así que muchas veces ante estas preguntas recibía contestaciones que para mí resultaban algo parcas o secas, no digo con mala educación pero sí como que contestaba lo justo o frases como: "te he dicho que..." que para mí pueden sonar algo borde. Esto me hacía pensar que la cagaría quedando con ella, que seguro sería la típica tía de no me toques aquí, esto no, no hago eso, pero las fotos me podían mucho y al final me decidí a quedar. Llegamos al sitio y la verdad que fue una grata sorpresa verla, medirá unos 1.60 aprox., ella estaba maquillada y olía bien, muy sonriente me da dos y pa adentro. A pesar de estar vestida con ropa de calle, de deporte, se veía que tenía unas tetas gigantes y un culazo, yo ya estaba deseando verla desnuda. Dentro de la habitación, pues la charla de siempre para romper el hielo y esa sensación de parca que me dio por whatsapp, no tenía nada que ver con la chica que tenía delante..., al contrario, era muy sonriente y se le veía muy relajada.

Pasamos al tema, me acerco, primero con unos piquitos, que luego fueron besos, con lengua por mi parte sin lengua por la suya, suaves y largos..., ella acariciaba lentamente mis brazos con sus uñas, agradable sensación la verdad, le quité los pendientes y le comí las orejas y el cuello, su respuesta eran caricias más intensas con las uñas, volví a comerle la boca y ya esta vez eran con lengua por su parte, muy ricos, me mordía los labios, su manos pasaban mi polla encima de los pantalones. Ella llevaba algo parecido a unos leggins y le acaricio el culazo. Tremendas nalgas tiene esta chica y duras como me gustan. Me aparta un poco de ella y empieza a desvestirse, primero las zapatillas, la chaqueta el jersey, todo lentamente y siempre mirándome a los ojos, se saca la camiseta y... ¡madre del amor hermoso!, rebotan con el sujetador puesto dos enormes melones, se me pone la polla piedra al ver semejante paisaje. Son tan grandes que la mitad de las tetas las tiene fuera del sujetador. No sé cómo se me habría puesto la cara, pero María se ríe dulcemente y me dice: "te gustan eh" le digo que sí, que son grandísimas y se ríe bastante, se quita el sujetador, se las agarra con las dos manos y se las junta, me dice que son todas para mí. Me acerco, se las sujeto y acaricio, por todos lados, las contemplo, la beso en la boca y más besos con lengua, noto que sus pezones se ponen duros, muy ricos, grandes y empitonados. Me decido a dedicarle tiempo a ellas, me las paso por toda la cara, le chupo los pezones y muerdo suavemente, gemidos por su parte. Ella me tira encima de la cama me deja ver cómo se quita los pantalones, un espectáculo verla en braguitas. Tiene más barriga que en las fotos, pero no me importa en absoluto, se da una vueltecita de 360º veo semejante trasero yo sólo suelto un: ¡Dios mío! Me quita las zapatillas, me abro el pantalón y ayuda a quitármelo al igual que la ropa interior y se encuentra con mi polla totalmente dura. Se recuesta al lado mío y me la agarra, le hace unas pequeñas caricias mientras ella me vuelve a besar. Se acerca y me la huele, pasa su nariz suavemente por mi polla y huevos, me mira y se la mete a la boca, joder qué delicia. La chupa muy rico, suave y sin dientes, le pasa la lengua siempre mirándome a los ojos, se incorpora y me deja agarrarle las sandías, sus pezones seguían muy duros y así estuvimos un buen rato..., la dejé que se entretenga con mi "amigo". Se aparta y se echa en la cama boca abajo, me puse encima de ella, a besarla y lamerle el cuello, las orejas, bajé lamiéndole y mordisqueándole las espalda, surgieron más gemidos por su parte, llegué a su culo y qué cosa tan rica por dios, no pude evitar mordérselo algo fuerte..., pero ella tan amable me pidió que con cuidado, que le gustaba que la mordiesen, pero despacio. Yo es que estaba tan cachondo que quería arrancarle las nalgas a pedazos. Le quito las braguitas, o bragas normales, no me acuerdo porque ese culo era tan grande que se lo comía todo, y así, en esa posición, le abro las nalgas y meto todo mi lengua en ese ano, impoluto y que sabe a gloria, imagino que le estaba gustando, porque sacó un poco más el culo para que se lo siguiese lamiendo, yo sólo metía mi cara y le agarraba los cachetes y me los restregaba por la cara llenándola de babas. Le pido que se de la vuelta y la abro de piernas, me bajo a comerle el coño y sí que hubo un extraño olor y sabor..., un poco desagradable la verdad, pero no dejé que me cortase el rollo, seguí con mi fascinación de comer coños. Después el olor y sabor desapareció o bien yo me acostumbré a ello. Ella disfrutaba, gemía y con pequeños gritos me estrujaba, tanto, que me asfixiaba y se lo dije y nos partimos de risa. Me dijo que le gustaba y que sabía usar la lengua, ante su halago seguí comiéndole el coño un buen rato. Me pidió que le metiera los dedos, me dice: "Mira, méteme los dedos y siente", obediente que soy lo hago y estaba empapada. Así que le pido para follar, me dice que le gusta a 4 cañero, misionero empujándole y abriéndole las piernas hacia ella, y de lado agarrándole las tetas. Pues hicimos todo lo que pidió, a mí también me gustaron las vistas y sensaciones en estas poses, pero tenía que ponerla encima mío para ver esas tetas rebotar frente de mí, pero antes, me pone al borde de la cama y ella de rodillas en el suelo, para chupármela, "deja que te devuelva el favor", me dice, me quita la goma y me la comienza a chupar, toda para adentro, me la agarraba y la lamía por todos lados, siempre mirándome a los ojos, le decía que me iba a correr en su boca, cosa que, por cierto, me dijo por whatsapp que casi nunca lo hacía, por no decir nunca, pero en ese momento ella no me decía nada, seguía chupando y mirándome, como dándome permiso a llenarle la boca de leche, yo tratando de aguantar por que quería follarla más, se la saca y ella misma se da unos azotes en las tetas con mi polla.

Me volvió a enfundar, se puso encima mío poniéndome las tetas en la cara, sus pezones durísimos, la follaba con todas las fuerzas que tenía en ese momento, estrujándole y escupiéndole las tetas, primero una, la otra, las dos, metía mi cara entre ellas, siento que me voy a correr, le agarro las nalgas y la abro para penetrarla con todo, muchos gemidos por tu parte, me clavaba las uñas al pecho y sonidos de plas plas plas, cada vez más rápidos, hasta que me corro como un reverendo hijo de la gran puta. Nos quedamos así un buena rato comiéndonos a besos, yo comiéndole el cuello y orejas que vi que le gustaba mucho. Nos quedamos en la cama tirados hablando y riendo... la verdad que es muy maja y nada que ver como habla por whatsapp..., nos vestimos para irnos que ya se haba cumplido la hora de la habitación.
Estando ya fuera me dijo que una pena que hubiese sido sólo un polvo y que no fuese más tiempo, que le debía otro, por supuesto que le dije que sí, que otro día quedaríamos más tiempo para que me dejase seco: más risas. Unos buenos besos de despedida y cada uno para su casa.

Gran descubrimiento y ya estoy juntando para quedar con ella..., seguro que muy pronto.