Fecha de la Experiencia: Mayo de 2019.
Lugar: Piso de la chica, junto al mercado Maravillas.
Tarifas: 1 hora 120 €, suplemento anal 30 €.

Valoración del físico: 9.
Valoración de la experiencia: 9,5
.
Nacionalidad: Española.
Edad: 25, más que creíbles.
Estatura: Sobre los 160 cm.
Peso: No creo llegue a los 50 kilos.
Pecho: Pequeñito, pero suficiente.
Tatuajes: No.
Piercing: No.
¿Te identificaste como forero?: Sí.
¿Oferta foreros?: No.
Anuncio: Hilo profesionales ECH

Relato:

Me había gustado esta chica, había aterrizado en el foro, no hará una semana, y la chica, con bastante implicación, nos ha regalado fotos, texto y un poco de chispa, pero sin ser cargante, lo cual, ambas cosas se agradecen.

La escribí por Whatsapp y la pregunté si en su repertorio estaban los masajes eróticos, y me confirmó que sí, por lo que cerré la cita; su piso, un discreto apartamento, con una sola puerta en la planta; me recibe en lencería, conjunto de sujetador negro y medias a juego, un par de besos y para dentro, compruebo que tiene unos preciosos ojos verdes y cabello negro rizado.

Realizado el pago, paso a la ducha, la cual bastante limpia, el baño recogido y ordenado, lo que me da muy buena sensación.

Ya duchado, comienza su masaje, el cual es suave, sensitivo, y con implicación, busca las contracturas y las resuelve sin aplicar dolor. La sensación de sentir su pecho turgente, casi adolescente, los pezones tiesos y el roce de estos por mi espalda, provocan que me tenga que acomodar, noto como crece mi excitación.
Con un ligero mordisco en la oreja y un susurrro me dice que me de la vuelta, es la primera vez que puedo contemplar su cuerpo desnudo, parece un muñeca de piel blanca, que contrasta con el cabello negro, su intención es seguir el masaje, pero sin querer evitarlo busco sus labios y nos besamos, no rehuye y lo devuelve, comenzando nuestro encuentro sexual.

Además de masajista erótica y sensitiva María tiene una sorpresa escondida, la excita sentir mis manos y mis dedos explorando sus lugares ocultos, su piel se eriza y comienza con ligeros jadeos, se pone encima de mi pubis, cerca de mi miembro pero lo suficientemente lejos para evitar cualquier penetración, pero mis brazos son más largos y comienzo a introducirlos, sus jadeos y gemiditos, en aumento. Sin tampoco querer evitarlo le doy un primer azote, sólo el gesto y más ruido que nueces, y aquí viene la sorpresa, le encanta que la azoten, y la exciten con dominación, había ido por un masaje y estabamos en una sesión de dominación.

Después de tiempo, jugando con su piel, besando los mismos lugares que mis manos o mis dientes castigaban, mis labios besaban.

Paso a penetrarla, a cuatro la encanta y aguanta lo que la echen, pasamos a jugar con posturas eróticas para finalmente ponerla a cabalgar, pero no quise terminar nuestro encuentro sin probar su culito firme, y si el sexo a cuatro lo disfruta, en el anal la tía se deshace en caña, es de las pocas que conozco y a las que les pido griego que lo disfrutan más que yo.

Disfruté de practicarla sexo oral a su rico coño, depilado, como el de una chavala de 15 años, sonrosado, y sus labios húmedos, con ese rico sabor que tiene el buen coño español, diría que por su acento podría saber a Albariño. Ella degustó de mi polla en varios momentos, en cada cambio postural, primero natural y luego enfundados en el latex preservador.

La experiencia, totalmente satisfactoria, y le pedí poder tomar una foto de su cuerpo para documentar la experiencia, tras el tratamiento de imagen para preservar su anonimato, y su autorización comparto la misma, supongo que las otras fotos que la tomé será ella quien se encargue de ir subiendo en su hilo.

Creo que María ha venido a Madrid, para quedarse, y darnos citas maravillosas.



No la pongo el 10 en la experiencia porque no quiero que se endiose, y porque creo que la visitaré con cierta frecuencia para ver cómo la chica evoluciona.