A las buenas tardes, soy El Maera.

"Un soneto me manda hacer Violante,
que en mi vida me he visto en tal aprieto..."

El jefe supremo y todopoderoso de este foro, me ha mandado que escriba algo sobre la fiesta del 16 de diciembre, lo que para mí supone un aprieto, porque han pasado veinte días y ya no me acuerdo mucho de aquello.

En fín, voy a hacer un esfuerzo de memoria. Recuerdo que me entregué a los laureles de Baco y no hice mucho más. Vamos, que me dediqué a soplar gintonics en la barra y casi no follé. Ya saben ustedes como somos los toreros artistas, nuestro ánimo es quebradizo y el día que no estamos inspirados, no somos capaces de dar un pase.

Para mí fue una tarde de confraternizar con los amigos, más que de fornicar. Pero lo pasé muy bien. Y mejor me lo pasé en la cena, con el incidente de Carla Crosh y Diego Argento en el water. Cuando la encargada del restaurante vino a llamarnos al orden, yo fui incapaz de reprimir la carcajada. Y es que Carla Crosh es una fenómena, un fichaje de primera.

Y poco más que contar, los amigotes y las chicas estuvieron tan encantadores como siempre, y me forré de gintonic cosa buena. Y hasta la próxima.

Bueno, pues ya he hecho una crónica decorosa de mi participación en los fastos del 16 de diciembre. Siguiendo a Fray Félix Lope de Vega y Carpio,

"...que voy los trece versos acabando,
contad si son catorce, y está hecho".