Foro de putas EsasChicas, el mejor foro de putas de España

¡Registra una cuenta gratuita hoy para hacerte miembro! Una vez que hayas iniciado sesión, podrás participar en este sitio agregando tus propios temas y publicaciones, ¡así como conectarte con otros miembros

Mileroticos sustitutas
Gratelo nuevoloquo

DESTACADA SilviaMarNarvaez 655767964 Experiencias

Rafael222

Usuario Activo
Registrado
4 Ago 2011
Mensajes
23
Puntuación de reacción
3
Lifescorts.com
Es de lo mejorcito con lo que he estado a nivel de masaje con sexo, me sorprende no ver redactada ninguna experiencia de ella en Esaschicas, pero si está el hilo por ahí, por favor que algún moderador lo traslade, yo no lo he encontrado.

Es toda una señora, una mujer española, elegante, culta y agradable. Diría que tiene unos atractivos 40 años más o menos.

1 hora con Silvia son 150 €, quizás puede parecer algo caro, pero bueno, cada una tiene la tarifa que le da la gana, el precio incluye el masaje que da despacito y suave, muy agradable.

Me citó en un piso de la calle Alcalá, a través del Tlf. móvil nº.: 655767964.

Como información complementaria para todos los foreros, decir que comparte el piso con otras dos chicas, aunque no puedo hablar de ellas pues no las conozco, ni por lo tanto opinar.

Físicamente está muy bien, es alta, morena de piel, guapa, de figura femenina, caderas, trasero, piernas, pechos medianos, atractiva de cuerpo, al menos para mi gusto chapó la mujer, cabellos largos y rubios con todo bien puesto, simpática, y unos ojos azules muy bonitos.

Te ofrece de beber, lo rechacé y entramos en faena. Comenzó con un masaje que a mí me supo a gloria, me pareció muy bueno, pues utiliza sus manos, su cuerpo, sus pechos y sus labios. Tras él, un agradable francés sin goma, y después a follar como posesos, me ha encantado, mientras, besos, caricias, miradas lascivas con esos ojos. Pues nada, os conté mi experiencia y a ver si cunde el ejemplo y todos os prodigáis más, que el asunto es solidario.

 

Slowray

Usuario Activo
Registrado
31 May 2013
Mensajes
94
Puntuación de reacción
25
Silvia Madrid 655767964

Aunque se prodiga poco por el foro creo que es de las mejores profesionales de Madrid y por eso pongo la experiencia.


Nombre: Silvia.
Nacionalidad: Española.
Forma de Contacto: Por WhatsApp.
Fecha aproximada: Primeros de junio 2019.
Lugar: Zona Goya.
Instalaciones: Casa antigua que comparte con dos amigas.
Higiene: Perfecta, tanto ella como las instalaciones.
Precio: 150 €/hora.
Edad: No me interesa.
Físicamente es muy guapa de cara, con larga melena rubia y con un cuerpo bonito y muy bien cuidado, mujer con curvas, para mí muy sensuales.
Tiene el pecho natural y muy firme, del tamaño perfecto con pezones casi siempre erizados.
No tiene piercings ni tatuajes y no fuma.
Actitud: Gfe en todo momento.
Conversación: Agradable y culta.
Besos: Sí, todos los que quieras.
Francés: Impresionante.
Forniqueo: Muy bueno, acepta e incluso sugiere cualquier postura que puedas desear, se adapta a tu ritmo perfectamente.
Griego: No, lo pone muy claro en sus servicios.
Lo mejor: Todo implicación, actitud, personalidad, belleza.
Lo peor: Si vas en coche, el aparcamiento, en el nuevo local creo que ya no es problema.
¿Repetir? Sí, de hecho la había visitado antes, y tengo pendiente el nuevo local.
¿Recomendable? Sí, tanto como masajista como madura.
Valoración global de la experiencia: Para mí 10.


Concerté cita por whatsapp, me contestó muy rápidamente, a la hora indicada me recibió, encantadora como siempre, con un vestido tipo bata
muy vaporoso; charlamos mientras me preparo para ir a la ducha a la que me acompaña después de darme mi kit de zapatillas, colutorio, toalla, etc.,
al salir me estaba esperando en la puerta ya sin el vestido, con un conjunto de lencería de los que ya te despiertan de cintura para abajo, le pedí empezar con un masaje deportivo, para mi sorpresa empezó a trabajar sobre mis piernas como los mejores fisios en masaje deportivo que haya conocido, indicándome dónde tenía contracturas o sólo sobrecargas, dedicó casi 40 minutos al masaje.
Después pasamos a la cama donde disfrutamos de un 69 muy placentero para ambos, cuando consideró que estaba a punto, me enfundó y me pidió acabar en misionero y fue un placer ver sus ojos mientras nos corrimos, después nos quedamos un rato charlando y con la hora bastante pasada nueva ducha y a casa.
Recientemente se ha cambiado a la zona de Francos Rodríguez, a un local con puerta a la calle, que tengo en agenda visitar y ya contaré qué tal la nueva ubicación.
 

Miranda

Usuario Activo
Registrado
27 Jun 2013
Mensajes
120
Puntuación de reacción
153
Silvia Madrid 655767964

Conocía a Silvia de su antiguo piso de Goya, y al enterarme de su cambio de ubicación me animé a conocer el nuevo sitio.

Ahora está en un local puerta calle por la zona de Francos Rodríguez, cerca de la Avda. de Pablo Iglesias, se aparca muy bien en la zona y el metro de Francos Rodríguez está muy cerquita.

Cierro cita por whatsapp, 150 la hora con francés hasta el final.

Me recibe Silvia con un vestido veraniego, dos besos y para la habitación, decir que el local es compartido con un par de chicas según me contó, cada una tiene su propia habitación.
Silvia recibe en una habitación espectacular, por lo grande y lo bien acondicionada que está, ducha dentro de la habitación en la que fácilmente pueden coger más de cinco personas, menudo juego da... y Silvia es de las que se ducha con el cliente, pero ducha erótica total con magreos, besos, y francés estupendo bajo el agua, una gozada.
Dispone de un tatami, camilla de masajes, sillón tantra y hasta jacuzzi, será sin duda la mejor habitación de una chica particular en la que he estado, seguro que tiene más de 50 m².
Y para acompañar todo este despliegue pues Silvia, sencillamente espectacular, rubia, guapa, ojos claros, sobre los 40 estupendamente llevados, tetas tamaño medio, con pezones agradecidos, sin duda una auténtica milf buenorra que ves entrar en la cafetería y no te creerías que puede follártela.
Yo es que fue quitarse el vestido y empalme total.
Por si esto fuera poco sabe tratar a un hombre, divertida, insinuante, zorrita cuando hay que serlo...
Después de la ducha me di un atracón a comer coño, depilado, sonrosadito, limpio una delicia, puedes meter algún dedo con delicadeza y ella si lo haces bien te lo agradecerá con su corrida en tu boca.
El francés de Silvia muy bueno, se amorró a mi cacharro y qué manera de chupar, todo aderezado con unos gemidos que me ponían a mil.
Follando las posturas que quieras o vayan surgiendo, la que más me gustó es ella arriba con su pecho pegado al mío y moviéndonos lentamente para sentir el calor de su coño, una gozada cogerla del culo y de la cintura mientras la besas, un señor polvo.

Para rematar me quité el condón y acabé en su boca, minuto de oro, no dejó de chupar hasta que no quedó ni una gota.

Como sobraba algo de tiempo me dio un buen masaje que me dejo muyyy relajado.
Esta chica es un acierto, hace casi de todo y todo muy bien y el sitio está a la altura de la profesional.
Repetiré seguro.
Mi valoración de la experiencia con Silvia, le daría un 9 sobre 10, espero que en la próxima le ponga el 10.
 

Calamino

Registrado
Registrado
26 Abr 2019
Mensajes
5
Puntuación de reacción
0
La valoración que puedo hacer de esta mujer es que ronda los 45 años. Las fotos son de hace tiempo. Para mi gusto un poco pasada de carnes. Me pareció un poco teatrera. El sitio donde atiende es bastante bueno. En cuanto al precio, me parece exagerado, por menos dinero encuentras otras chicas, que, sin tanto adorno superfluo, te producen una sensación tan agradable que merece la pena repetir una y otra vez.
 

Deadly Quiet

Usuario Activo
Registrado
28 May 2014
Mensajes
155
Puntuación de reacción
25
No me resisto a contar mi última experiencia con Silvia, ella es una chica madurita, rubia de ojos azules, pechos naturales de talla 95 ideales, que me hicieron disfrutar mucho pues no le perdoné la cubana. Es una chica alta de 1.74, delgada con formas y caderas poderosas, con unas piernas estupendas y unos delicados y apetecibles piecesitos.

Me recibió en su casa, vestida muy elegante con un vestido largo y tacones que realzaban aún más su belleza. Me dio un beso en los labios y con una sonrisa me invitó a pasar al cuarto de baño, el cual tiene una ducha doble (todo dentro de la habitación) ni qué decir que nos duchamos juntos y allí mismo empezó el magreo. Ella se arrodillo a la altura de mi amigo el calvo y mientras el agua recorría nuestras pieles comenzó a hacerme un francés increíble. Tuve que obligarla a parar y llevarla al tatami pues me iba a correr allí mismo como un bendito y había venido para más cositas.

En el tatami comienza a realizarme un body body alucinante, sentir esas tetas sobre mi espalda es algo indescriptible, me besa y va bajando hasta hacerme un delicioso beso negro. Posteriormente me pide que me de la vuelta y sin dejar de besarme, baja hacía mi amigo y me hace un francés de órdago. Yo deseo corresponderla y me bajo a comer su almejita, la cual es delicada y sabe muy bien, creo que debí hacerlo bien porque me pareció que se excitaba. Allí que estaba cuando de reojo vi sus delicados y blancos pies, imperdonable no acercarme a besarlos y lamerlos.

En cuanto al sexo, se adapta a tus preferencias, en mi caso hoy iba muy tranquilo y me trató como una novia, practicamos diversas posturas entre ellas, a 4, misionero, cow girl, etc. Me pidió que me sentará en su diván rojo, se puso encima mí con sus piernas abiertas y me cabalgó como un potro salvaje, no pude contenerme y acabé explotando. Me fijé que tiene un jacuzzi, lo cual me lo anoto para la próxima vez. Todo me salió por 150 euretes muy bien empleados, me pasé de la hora y si no es porque me doy cuenta yo, ella no me dice nada. No es relojera.

Valoración del físico: 9.
Valoración del francés: 10.
Valoración de la experiencia: 9.
¿Repetiría?: Ya le he pedido cita para el jacuzzi.
 

Miranda

Usuario Activo
Registrado
27 Jun 2013
Mensajes
120
Puntuación de reacción
153
Con Silvia en el jacuzzi

Después de varias citas muy satisfactorias con Silvia y viendo la oferta de su hilo de profesionales en el foro, pues me dije, coño, tiene que ser una gozada una cita con jacuzzi y vaya si lo fue, pedazo de cita con este mujerón.

Me recibe como siempre súper arreglada y sexi, nada más entrar nos comemos la boca mientras magreo ese culo que me tiene encandilado.

En la habitación nos desnudamos entre más besos roces y comida de tetas.

Nos vamos para la ducha y allí seguimos jugando con el jabón, que placer deslizar tus manos por ese cuerpazo mientras la enjabonas y ella lo hace contigo agarrando mi rabo que estaba ya apuntando al cielo.

Nos aclaramos y veo con asombro como acerca la alcachofa de la ducha a su boca y seguidamente se agacha y agarrándose a mis caderas se introduce mi polla en su boca..., jooooder, qué gusto el sentir el agua caliente en su ya de por sí calentita boca, "francés al baño María" lo llaman, y diooos, qué placer.
Nos secamos y pone a llenar el jacuzzi, le comento que quiero hacer algo que con ella no había hecho hasta ahora y es que después de comerle el coño hasta que se corra, seguidamente me gustaría metérsela en el coño recién corrido, para sentir su calor y palpitaciones...
Así que me enfundó y le digo que se lo quiero comer en la camilla, se sube y empiezo a devorar ese coño tan rosadito y apetecible, voy del culo al coño y del coño al culo, gime, me pide que siga que no pare, se agarra a los laterales de la camilla, me centro en su clítoris, le meto un dedo, uffff, eso está a puntito... hasta que me avisa de su inminente corrida, me empapa la boca, momento que aprovecho para meterle mi rabo, previamente enfundado en su encharcado coño, al metérsela suelta un: "Aaaaaaaa dios, qué gusto cabrón", me quedo quieto dentro de ella notando el calor y los espasmos de su coño, sensación superplacentera, poco a poco me empiezo a mover, se incorpora para besarme y tras un ratillo de forniqueo paramos, que ya está el jacuzzi lleno.

Jugamos un poco en el futón y me pregunta si no vamos a probar el jacuzzi después de llenarlo.
Ya en él, más besos, magreos y me hace un francés subacuático que es la primera vez que lo pruebo.
Condón, me siento en una especie de escalón que tiene el jacuzzi y dándome la espalda me la coge con la mano y se la mete, joder, qué gozada, qué coño tiene esta mujer, apretadito apretadito, la agarro de las caderas y empezamos a movernos, la agarro del pelo y la giro la cara para besarla, casi no llegamos, lametazo lascivos con nuestras lenguas, le acarició las tetas, joder, estoy que no puedo más y agarrado a sus caderas me pego un corridóoon, seguimos en esa postura hasta que mi rabo empieza a dar muestras de flacidez, me quita el condón y salimos del jacuzzi a lavarnos nuestras partes.

Vuelta al jacuzzi a disfrutar de la copita de cava en compañía de Silvia, agradable charla, más besos y caricias y pasada una hora larga toca despedirse con ganas, muchas ganas de volver.
En resumen, si las citas con Silvia ya son de 10, si añadimos el servicio del jacuzzi ya no hay números para calificarlas.
Me encantó su francés al baño María, y más aún sentir el calor de coño recién corrido, a pesar del condón, lo primero es la seguridad, es una sensación muy agradable y placentera y ya lo de relajarte en el jacuzzi en su compañía tomándote una copita... no sé, el cielo tiene que ser algo parecido.
 

Beco

Registrado
Registrado
2 Feb 2019
Mensajes
11
Puntuación de reacción
16
Tras un par de encuentros poco satisfactorios con otras señoritas del sector, y vistos los buenos comentarios que tiene Silvia, decidí darme un capricho y tirarme al río con el servicio de jacuzzi con Silvia y menudo acierto.

Nombre: Silvia Mar.
Nacionalidad: Española
Forma de Contacto: Por e-mail.
Fecha aproximada: Primeros de enero de 2020.
Lugar: Francos Rodríguez.
Instalaciones: Local a pie de calle poco transitada.
Higiene: Impecable en todos los sentidos.
Precio: 200 €/hora (150 € más 50 € del servicio de jacuzzi).
Edad: La pone en su hilo.
Físicamente Mujer alta, guapísima, con dos ojazos aguamarina que te hacen quedarte embobado junto con una melena rubia y larga. Cuerpo de 10, se nota que se cuida. Pecho mediano tirando a grande, con pezones muy sensitivos que se erizan enseguida. Culo ancho y proporcionado que es una delicia de agarrar.
Actitud: Cercana, amable y risueña. Te hace sentir en todo momento como si estuvieras con una amiga.
Conversación: Fluida, culta y agradable.
Besos: Sí, cuantos quieras y hasta la campanilla si asi lo quieres.
Francés: Espectacular, sin manos, recorriendo todo el miembro con la lengua y metiéndoselo hasta donde llegue.
Forniqueo: No puedo opinar mucho en este aspecto por que sólo lo hicimos en el jacuzzi. Lo tengo pendiente para la próxima visita.
Griego: Ni lo hace ni me llama.
Lo mejor: Su implicación.
Lo peor: Para mí, el precio, aunque he de decir que el servicio que da merece cada euro que pide por el con creces, se lleva mi presupuesto para estos menesteres de mes y medio.
¿Repetir? Seguro, como ya comentaba, nos dejamos un par de asuntos pendientes.
¿Recomendable? Por supuesto.
Valoración global de la experiencia: 10.

Contacto con ella un dia antes por correo electrónico ya que, como decia al principio, tras un par de tropiezos, preferia dejar mis gustos y mis espectativas claras por lo que iba a ser un texto un poco largo. Me contesta al cabo de unas horas pidiendo disculpas ya que no había podido antes, me indica que no hay problema a todo lo que le pido y cerramos la cita.

Llego al lugar indicado con unos 15 minutos de adelanto. Hay aparcamiento en zona azul y verde con huecos de sobra (en mi caso la calle estaba prácticamente vacía). Me doy un paseo para hacer tiempo y me escribe 5 minutos antes de la hora acordada para saber si estaba por la zona y me da las indicaciones del lugar.

Me abre la puerta, me invita a pasar y me da un pico de bienvenida. Me recibe como le había pedido en el correo y me lleva para la habitación con el jacuzzi mientras a mí me afloran los nervios sólo de pensar en lo que se avecinaba con semejante maravilla personificada.

La habitación con el jacuzzi es enorme y esta perfectamente acondicionada. Nos sentamos y charlamos un rato para romper el hielo y conocernos un poco sin llegar a temas personales, lo cual puede parecer una tontería, pero se agradece que no sea el típico tercer grado con el "¿de dónde eres?" o "¿a qué te dedicas?".

Mientra hablamos, nos vamos acercando poco a poco mientras me empieza a acariciar y acabamos en un beso como si fuera una cita. Nos levantamos y empezamos a desvestirnos mutuamente, tras lo cual pasamos a la ducha.

Una de las peticiones que le había hecho era la de una ducha erótica de verdad, no lo típico de enjabonar un poco las tetas, chupaíta y pa fuera. Esta ha sido sin lugar ha dudas la mejor ducha erótica que he tenido en mi vida. Empezamos con un buen y largo magreo debajo del agua, sin prácticamente separar nuestras bocas salvo cuando le di la vuelta para comerle el cuello mientras me deleitaba palpando sus senos y acariciando su sexo, mientras que ella me agarra el miembro y se lo pone entre las nalgas para agitarlo mientras me pide que no pare de tocarla (no sé qué tiene en la voz esta mujer, pero cada vez que recuerdo cómo me hablaba para que siguiera me pongo a cien). Seguimos con los besos y las caricias y pasamos a enjabonarnos de una forma muy sensual cada centímetro cuadrado mutuamente desde el cuello hasta las rodillas. Tras aclararnos, se pone en cuclillas para hacerme un francés suave, sin utilizar las manos, aumentando la intensidad poco a poco, hasta que se llena la boca de agua caliente y se vuelve a meter todo el capullo en la boca, momento en el que me tuve que agarrar al grifo de la ducha por que me empezaron a fallar las rodillas del gusto. Le pido que se ponga de pie y mientras nos besamos empiezamos a masturbarnos mutuamente. Me pide que le meta los dedos y que aumente la intensidad hasta que se corre empapándome la mano mientras está abrazada a mí.

Salimos de la ducha, nos secamos y comienza a llenar el jacuzzi mientras brindamos con el cava. Una vez lleno, nos metemos y sin prácticamente mediar palabra se agacha a quitarme la espuma de la polla con la boca. No sé cuánto tiempo estuvo porque, entre las burbujas y la mamada, perdí la noción del tiempo. Se levantó, se limpió la perilla de espuma que se le había formado entre risas, y se arrodilló sobre mi cara para que le repitiera lo mismo de la ducha pero con la lengua, y así hice hasta que a mí también se me empapó la barbilla y no de espuma precisamente. Me levanta, me aclara el pene con un poco de agua y me enfunda con la boca, tras lo cual me pide que me acomode en el asiento que tiene el jacuzzi. Se pone de espaldas a mí y comienza a botar mientras que yo la sujeto de las caderas. Estamos un rato dándole hasta que decidimos parar ya que con la efusividad corríamos el riesgo de un resbalón con dramáticas consecuencias.

Nos volvemos a secar, nos terminamos el cava y pasamos al futón donde me propone un 69. Mientras estoy disfrutando por partida doble de comerla y que me coma, no aguanto más y exploto en su boca, a lo que ella me deleita con un minuto de oro que me dejo sobre el futón sin poder moverme ni pensar durante un buen rato.

Se acurruca junto a mí y entre besos y caricias estamos un rato largo charlando sobre la vida con las manos y las piernas entrelazadas cual tronco de olivo.

Tras un pequeño susto por mi parte al pedirle la hora (me enseñó el reloj en vez de decírmela y de lo embobao que estaba pensaba que habían pasado dos horas en vez de una) y las consiguientes risas, me voy a la ducha, me visto y me acompaña a la puerta donde, tras despedirnos con un beso, tuve que volver a la cruda realidad, no sin la certeza de que más pronto que tarde volvería para probar todos los pecados que no nos había llegado para realizar.
 

TheSpirit

Colaborador
Registrado
4 Ene 2010
Mensajes
15,387
Puntuación de reacción
1,864
El día de Reyes, por casualidad o porque lo quiso la providencia, entré en su hilo. Accedí a su blog y desde aquel día me fue conquistando poco a poco.


En sus fotos se puede observar una mujer absolutamente hermosa. Pero no sólo eso...
Unos ojazos azules que te enamoran fue en lo primero que me fijé cuando me abrió la puerta. Muy simpática aunque ella dice que es tímida.
Pechos generosos y receptivos, infinitas curvas donde perderse y por si fuera poco, allí donde termina su espalda, la octava maravilla del mundo.


Ya en la habitacion le pedí que se quitara los tacones (me saca más de una cuarta con ellos) que soy menudito, jajaja. Alguna indirecta más y pronto supo quién era yo puesto que no se lo había dicho.


En todo momento estuvo pendiente de todos los detalles, aunque la verdad le dije que lo que ella deseara era lo que yo quería. Me quité la ropa y pasamos a esa maravillosa ducha que tiene.
Poder besarla, una y mil veces, su cuello, sus pechos, toda ella es algo que nadie debería perderse en este mundo.
Su francés, sublime. En algún momento, si me hubiese dejado ir, me hubiese derrotado pero afortunadamente no fue así. Faltaban muchas sorpresas.
Como han comentado en una experiencia anterior, su francés "al baño María" es sin igual.
Y así continuamos, bajo el agua, recorriendo nuestros cuerpos, hasta que se rompió la ducha. La cogí pensando que se podría enroscar pero no, estaba rota. Yo no fui, jajaja.
Pasamos a la ducha de al lado (tiene dos, chica previsora) y allí ya nos aclaramos para pasar al tatami o lo que fuese aquello.


Un poquito más de francés pero le dije que no se acomodara y que se diese la vuelta. Y así me podría haber podido quedar toda la vida.
Si además es de las que te van guiando con sus gemidos, mejor que mejor. Deliciosa y, agradecida.

Le había pedido antes que nada de beso negro (no es una de mis pasiones y además no me había dado tiempo a depilarme) pero eso no significa que yo no fuese a besar, morder y disfrutar como nunca de ese precioso trasero que tiene.


El escudo ya le tenía preparado así pues, nos fuimos al salvaje Oeste. Una verdadera amazona y además, pudiendo poder seguir disfrutando de sus labios o de sus pechos es todo una gozada. Y así hasta que me mandó al sillón, tantra claro.
Le dije que iba con miedo (no tengo mucho equilibrio) pero ella se encargó de todo, bueno mas bien sus caderas. De allí no me caía y la verdad es que fue todo una bendito descubrimiento para mí.


Volvimos al colchón y me regaló de nuevo un exquisito francés aunque no por mucho tiempo ya que la pedí que cogiese otro escudo y cogiésemos el A4. Ahí, como era de preveer, no duré apenas y fui derrotado sin remisión.



Cuando terminamos era ya la hora aunque me quedé un rato charlando con ella y además le pedí que si podía saludar a sus compis, cosa que así ocurrió y pude ver a algunos encantadores bellezones que comparten MilfMadrid con ella.



Aunque Silvia, es de otro mundo. Mi adorada poetisa.
 

DandyMoreno

Usuario Activo
Registrado
18 Ago 2017
Mensajes
40
Puntuación de reacción
15
SilviaMarNarvaez 655767964

Nombre: Silvia Mar Narváez.
Nacionalidad: Española
Teléfono: 655767964
Fecha: Febrero 2020.
Lugar: Francos Rodríguez (Milf Madrid).
Instalaciones: Local de masajes, con impecables instalaciones.
Higiene: Todo impoluto.
Precio: 150 €/hora.
Edad: Rondando los 40.
Físico: Mujer alta, ronda el metro setenta, guapísima de cara, con un par de ojos azules que te quitan el hipo, un pelo largo y rubio. Cuerpo delgado y fibrado de gimnasio. Con sus curvas de impresión, unos pechos del tamaño perfecto y un culo para agarrar, mientras le comes la boca.
Actitud: Amable, cariñosa, educada y sonriente. Te hace sentir bien en todo momento, es como si te leyera la mente.
Besos: Sí, con lengua y muy profundos y sabrosos.
Francés: Al natural y te deja terminar dentro. Su arte para comer pollas es para escribir un libro.
Folleteo: En las posturas que quieras, se mueve como una diosa.
Griego: No.
Lo mejor: El trato que tiene hacia el cliente, su atención y compenetración.
Lo peor: Que tengamos que pagar, para disfrutar de una ninfa como esta. Y tener el tiempo limitado.
¿Repetirías? Más que repetir, la raptaría y me la llevaría a casa para disfrutar todos los días.
Valoración global de la experiencia: 10.

Contacto con ella a través del Whatsapp, le solicito cita para unos días posteriores, ya que me temía que debía tener una agenda apretada. Concretamos fechas y servicios.

Cuando llega el día acordado, me presento en el local, aparco en zona azul y pongo el ticket, puedes aparcar en zona verde delante del mismo local, pero normalmente no hay demasiado sitio, depende de la hora. Llego hasta la puerta y toco el timbre. Me abre ella con un vestido negro ajustado, me encanta lo elegante que esta, me da un par de besos y entramos. Me dirige a su habitación, es muy amplia con Jacuzzi y ducha propia. Unas instalaciones limpias y muy buenas.

Una vez dentro entablamos un poco de conversación y me invita a pasar a la ducha, por lo que nos desnudamos y nos colamos juntos dentro, es bastante grande, y ajusta el agua a tu gusto, allí empiezan los rozamientos, tocamientos y se eleva hasta meternos mano mutuamente, mientras nos comemos la boca, con el agua resbalando por nuestros cuerpos. Antes de darme cuenta, esta de rodillas comiéndome la polla debajo del chorro de agua, es magnífica, pero no quiero correrme tan pronto. La ayudo a levantarse, cogemos las toallas y nos secamos mientras vamos al colchón.

Allí nos tumbamos y nos enrollamos como dos adolescentes besándonos mutuamente. Como ella ya ha trabajado, le pido permiso si yo puedo devolverle el favor, me contesta que sí, y sin perder tiempo, bajo besando su perfecto cuerpo, hasta situarme entre sus muslos. Que visión más bonita tengo ante mis ojos, no puedo apartar la vista, con pequeños lametones empiezo a comérselo un poco, continuo un rato más hasta que ella me pide más acción. Me enfunda con maestría y se la mete poco a poco, que placer, ese calorcito me invade mi miembro, siendo acoplado a la perfección por ella. Una vez, introducido comienza el baile, empezamos lento, cogiendo ritmo y velocidad, acompasamos nuestros movimientos y nuestra respiración.

No puedo más y termino rápido, me limpia delicadamente y me ofrece un masaje relajante, que acepto gustosamente, sus manos son la gloria, pero no sólo usa sus manos para el masaje, usa todo el cuerpo y lo da con una delicadeza y una maestría que ya quisieran muchos fisioterapeutas. Me ofrece una vez más una ducha que tomo esta vez solo, mientras ella recoge el desorden que hemos hecho en el colchón.

Y cuando salgo y me visto, me despide con un beso en los morros, como si de una novia se tratara. En mi mente ya estaba pensando otra fecha en la que volver y poder disfrutar de su compañía una vez más y aún no me había marchado de allí.

Volveré…
 

Comoestaelpatio

Usuario Activo
Registrado
4 Ene 2013
Mensajes
40
Puntuación de reacción
35
Me presento en el local de MilfMadrid que tienen a pie de calle con aparcamiento en la misma puerta, en Francos Rodríguez. Me recibe Silvia y desde el primer minuto ya me había conquistado, tiene una clase, un saber estar, una elegancia, un señorío que jamás había visto a ninguna otra chica en este mundillo. Además de eso, es una auténtica belleza, cabello rubio, ojazos azules, cuerpo de impresión y una voz que cautiva.

Pasamos a la ducha donde nos enjabonamos y jugamos como dos chiquillos, no me hizo falta preguntarle por su famoso “francés al baño maría”, cuando quise acordar y sin darme cuenta se había llenado la boca de agua y se había introducido mi pene, una auténtica delicia.

Me tumbo en el tatami y empieza a darme un masaje como nunca me habían dado, no soy muy asiduo a los centros de masajes, pero recomiendo totalmente a los sibaritas en este arte pasar por las manos de Silvia. Es una gozada sentir el cuerpo de esta chica frotándose con tu espalda, pero más aún lo es cuando te dice que te des la vuelta, poder acariciar su cuerpo mientras ella hace lo mismo con el tuyo es indescriptible.

Me coloca el preservativo y en esa misma posición la penetro lentamente, agarrado a su trasero soy yo el que voy marcando el ritmo de su cabalgada, así hasta que ella decide tomar las riendas y empieza a galopar velozmente hasta que entre espasmos logro una corrida de mi bella amazona. Me desmontó y desenfundó mientras me sonreía y la noté un poco ruborizada, ahí me di cuenta que su orgasmo no había sido fingido, lo cual me encantó.

Es tu turno me dijo, me hizo un francés suave y profundo, con mucha saliva y jugando con su lengua sobre mi glande hasta que me vacié en su boca. Con un minuto de oro que no sé si fue uno, dos o tres…

Muy satisfecho con esta experiencia, Silvia es una Milf que supura clase y estilo por cada poro de su piel.

Valoración final: 10 Matrícula de Honor.





Hay que ver cómo está Silvia, perdón, el patio quise decir…
 

Beco

Registrado
Registrado
2 Feb 2019
Mensajes
11
Puntuación de reacción
16
Pensaba que tardaría más en volver a visitar a Silvia, pero por derroteros del destino pude volver al poco tiempo (finales de enero). No pondré plantilla esta vez, la podéis ver cuatro post más arriba, así que paso directamente a relatar la experiencia.

Con el calentón aún en la cabeza tras mi primera visita a esta Mujer (sí, con mayúscula), contacto con ella para intentar cerrar cita al día siguiente, viernes, con la mala suerte de que ya lo tenía completo. Cierro cita con ella para el lunes y empiezo a contar las horas y dias, intentando no pensar mucho para que no pasaran más lentos. Quisieron las moiras, que el día anterior, y ante el calentón acumulado, me pusiera a buscar vídeos de esos que a veces me gusta ver para sacar ideas (que ya todos sabemos que los hombres tenemos dos cabezas y hay que ejercitarlas de vez en cuando), con la buena suerte de que encontré uno de masajes nüru. La neurona inferior dijo entonces "¡coñe!, cómo me ha puesto la cosa esta y lo mismo Silvia hace de esto", así que al día siguiente, aprovechando que Pisuerga pasa por Valladolid y que escribía a Silvia para confirmar la visita, le pregunto si realiza ese tipo de masaje, además de pedirle el conjunto con el que me gustaría que me recibiera. Entre pitos y flautas decidiendo entre lo que tenía disponible para ese día (que ya ves tú qué tontería) se le pasó contestarme a lo del nüru, con lo que uno da por hecho que no lo hace y me quede con mi gozo en el pozo como se suele decir.

Pasan las horas, y llego al lugar como siempre con un poco de antelación y cuando llega la hora le escribo y voy para el lugar, con escena cómica de por medio, ya que ella dejo la puerta un pelín entreabierta, casi inapreciable, y yo en la puerta esperando que salga a abrirme, hasta que me da por empujar un poco la puerta y ver que está abierta. La cosa es que, dadas las características del sitio, los dos podíamos vernos y los dos ahí quietos... en definitiva, risas y besos de recibimiento, como tendría que ser siempre.

Pasamos a su habitación entre más risas, mientras yo intento hacer memoria de las cosas que quería probar con ella, y una vez dentro me suelta "¿querías el nüru?, ¿verdad?", silencio largo a lo que atino a contestar "¡ah!, ¿que lo haces?" y se empieza a reír a carjacada limpia ante mi cara de conejo deslumbrado, confirmándome que tenía el aceite ya calentándose. Se acerca a mí, me agarra la cara y me suelta un beso de esos que te sacan hasta el alma. Aprovechando la situación, seguimos besándonos mientras que nos desvestimos mutuamente para posteriormente pasar a la ducha los dos juntos.

Si en la anterior ocasión la ducha ya me dejó con las piernas como flanes, esta no iba a ser menos y os puedo asegurar que la superó con creces. No voy a entrar en detalles, pero estuvimos fácilmente más de 20 minutos que hicieron que hasta las velas se pusieran coloradas.

Salimos de la ducha, nos secamos, y me invita tumbarme boca-abajo en el futón mientras ella prepara el aceite y me da las indicaciones pertinentes para un novato en esto. Cuando está todo listo, se embadurna las manos y comienza a acariciarte todo el cuerpo, de cuello para abajo, para pringarte bien de aceite mientras que aprovecha para darte un masaje relajante. No soy ningún gurú de los masajes, pero puedo ratificar que relajado me quedé, hasta que se echó encima mía y comenzó a masajearme con todo su cuerpo (insisto, todo su cuerpo). Tras un rato así, y al ver que yo ya estaba temblando de la excitación, me pide que ponga una mano sobre mis nalgas con la palma para arriba, y mientras me masajea la espalda con los pechos, aprovecha para masturbarse ella con mi mano a la par que me susurra al oído esas cosas que tanto nos gusta escuchar (y no, no es la receta de las croquetas de cocido, aunque algún fetichista...).

Tras un rato de restriegue y el consecuente clímax de Silvia, me pide que me dé la vuelta y repite la operación de embadurnamiento y refriegue de todo rincón que quedara sin aceite. Si en el anterior párrafo me quedé relajadito, en este me quede bizco, pues el poder ver a Silvia moviéndose por todo mi cuerpo, mientras sigue diciéndome cochinadas al oído y robándome algún beso, y que además esta vez tengo las manos libres para poder recorrer todo su cuerpo, a la par que ella comienza a jugar con mi miembro, primero con las manos y pasando posteriormente a la boca para acabar enfundándome para deleitarme con una cabalgada digna de una valquiria mientras yo no dejo de amasar sus senos..., pues eso, bizco de placer.

Después de semejante sesión de placer hecho masaje, nos tumbamos juntos y nos abrazamos mientras recuperamos el aliento (yo al menos) y nos vamos a la ducha para quitarnos todo el aceite. Nos vestimos y me acompaña a la puerta para despedirnos. Esta vez por desgracia sí se esta haciendo larga la espera, pero cuento los días para volver a disfrutar de la compañía de Silvia.
 

Leóndeandor

Usuario Activo
Registrado
11 Jun 2019
Mensajes
824
Puntuación de reacción
398
SilviaMarNarváez 655767964


Cliente

Edad del cliente
: 44.
¿Te diste a conocer cómo Forero?: Sí.

¿Con tu nick?: Sí y con el real.

Chica
Nombre
: SilviaMarNarváez.

Nacionalidad: Española.

Edad (aparente y/o anunciada): En los cuarenta.

¿Fotos falsas o retocadas?: No, fotos reales.

Descripción de Cara: Es guapa, tiene unos ojos azules que enamoran.

Descripción de Cuerpo: Es una chica alta, 1.74, con tacones más alta que yo, tiene un cuerpo voluptuoso con muchas y deseosas curvas. Unos pechos bien puestos y una cadera a la que poderse agarrar. Sin tripita, aunque creo que durante una temporada me echará la culpa… lo siento.

Descripción de Carácter: Es tímida al principio, pero creo que yo lo era más, después de entablar conversación y estar hablando, es simpática, muy risueña y sincera.

Vestimenta: Como le pedí, un traje rosa ajustado al cuerpo, aunque a mí me parecía más rojo (malditos ellos, porque sólo verán 16 colores).

¿Fumadora?: No, y por esto, casi estamos sin fuego para encender las velas.


Contacto
Teléfono
: 655767964.

Hilo profesional: https://esaschicas.com/temas/silviamarnarváez-española-independiente-655767964.13971/

Dirección: Francos Rodríguez.

Horario: Preguntar, pero normalmente horario de oficina hasta las 6 de la tarde.


Lugar de encuentro
Ambientación/decoración
: Su habitación es de las más grandes del gabinete, es una habitación amplia, que siempre mantuvo en penumbras, pero todo muy ordenado y muy limpio. Me encantó la ducha, amplia y espaciosa para cuatro personas. Jacuzzi grande, que nos decantamos por no usarlo por el calor posterior.

Cama grande y mesa con un montón de productos para el masaje. Y un sillón tantra, que llegamos a usar.



Valoración del lugar: 9.



Servicio
Fecha de la experiencia
: 11/06/2020.

Tarifa contratada (en €): 2 h – 250 €.

Duración real del servicio: 2 h más la charla posterior.

¿Besos/morreos?: Sí. Siempre he sido de besos, apasionados y con lengua.

Francés (sin/con protección)/garganta profunda?: Me lo preguntó como lo quería, pero ya sabía mi contestación perfectamente. Sin y en varias posturas. En la ducha, en el futón y en el sillón tantra.

¿Cunnilingus?: Sí, prometí en la ducha devolvérselo.

¿Sexo anal?: No.

¿Deja acabar en su boca/cara?: No lo sé, no soy de esos.



Relato del encuentro
:

Tenía pendiente conocer a Silvia, después de hablar en el foro con ella, interactuar y bromear, llega un momento que te entra la curiosidad, y me atrajo la verdad. Pero con esto del Covid estaba temerosa y le dije que no se preocupara, que nos esperábamos a fase 2, y así fue.

Concertamos cita, y le dije que entre las 18:30 a 19:00 h llegaría, pero estaba ahí, veinte minutos antes, y me dijo que fuera para la puerta que me abría.

Recogí mis bártulos y me encaminé para el local, no sin antes pagar mi cuota a los odiados de la ora. Entré y me quité la mascarilla, y sin querer le hice la cobra (lo siento)... Ella venía a darme un beso en los labios y yo (inocente de mí) le di dos besos, pero que más tarde subsanamos con creces. Entramos en su “oficina” y me ofreció algo de beber, pero le comenté que más tarde. Me ofreció una ducha que acepte gustoso, y se unió a mí, repartiendo gel para cada uno para la otra persona, nos enjabonamos mutuamente disfrutando de su piel mientras nos besamos. Pasado un rato, me pide permiso educadamente para comerme enterito en la ducha, ahí eché de menos una barra para sujetarme fuerte, como han comentado en alguna otra experiencia, probé su famosa felación subacuática, no desvelaré secretos, pero una maravilla.

Una vez secados, le ayudo a poner la sábana mientras encendemos una vela para masajes, evitando que la tela de la sábana entre en combustión con la vela. Me solicita que me tumbe y empieza a darme un suave masaje, mientras la vela se derrite. Un masaje erótico de verdad, donde usa todo su cuerpo para proporcionártelo, su melena rubia te recorre la espalda, produciendo escalofríos en cada poro de mi piel. Sus besos recorren cada centímetro de mi cuerpo, mientras yo tumbado boca abajo, disfruto cual enano mientras sus manos me acarician desde los gemelos hasta el cuello.

Cuando por fin la vela tiene suficiente aceite deshecho, lo vierte sobre mi espalda, y debo reconocer que esperaba que fuera más líquido, pero era más espeso de lo esperado. Un masaje bien dado, no le pedí un masaje profesional, sino habríamos usado camilla, terminando el masaje me agarra de la polla mientras yo la masturbo, moviéndonos al unísono. Nos separamos un poco para poder cumplir con mi promesa, la tumbo boca arriba y comienzo a hacerle un cunnilingus delicado, sólo usando la punta de la lengua, y después de unos minutos parece que le gusta, y tengo que incrementar el ritmo, No sé si fueron orgasmos reales o no, soy muy novato y más cuando es nuestra primera vez juntos. Cambiamos de posición y probamos el 69, se pone sobre mí y me deleita con otra felación, mientras le hago saltar con el roce de mi lengua sobre su clítoris. Pero después de un par de orgasmos, me convence para pasar al siguiente plato.

Se pone el preservativo en la boca y me lo pone así, disfrutando del momento de la puesta, como toda una maestra. Se monta a horcajadas sobre mí y me hace sufrir, agarrándome las muñecas y jugando con mi erección con su entrepierna, mientras me da besos, haciéndome sufrir.

Se la introduce y comienza un movimiento lento pero constante, quiere que se la meta toda, quiere notarla, desea placer y yo estoy deseoso de complacerla, comenzamos con un ritmo constante, intercambiando protagonismo, hasta que en una cabalgada salvaje, me hace terminar.

En este punto, le digo que ahora le toca a ella, le digo que se ponga boca abajo y empiezo yo a darle un masaje, goza con él y se retuerce bajo mis dactilares. Le gusta y más tarde me comentará unos consejos para mejorar.

Charlamos un rato y me pregunta… ¿volvemos a la carga?

Con la promesa de usar el sillón tántrico, lo prepara para ponerme en él. Me siento con las piernas abiertas y ella desde su base me come la polla lentamente, mientras me mira a los ojos. Luego coge un preservativo y misma operación, me lo coloca diestramente con la boca, me pide que suba las piernas. Se sube a horcajadas encima del sillón y me dice al oído que esta postura en el sillón se llama “El perezoso”, porque yo no tengo que hacer nada, ella simplemente a base de sentadillas me monta, como una valkiria. Forzándome a correrme por segunda vez, ella pensando que no me había corrido continúa con una mamada rápida, hasta que le digo que estoy algo hipersensible. Culpa mía por no avisarle que ya me había corrido y que después de esto no se me baja, y puedo continuar. Qué vergüenza, tanto ella como yo, pero fue un momento gracioso que recordaremos.

Nos desplazamos ya más tranquilos a la cama y continuamos hablando de cosas de alcoba (lo que pasa en las Vegas se queda en las Vegas).

Terminados me ofrece ducha conjunta nuevamente y nos despedimos con un… hasta la próxima.

Valoración: 10

Toda experiencia puede variar dependiendo del feeling que tengas con la chica o chico, variando el resultado y el esfuerzo mantenido en él. Con esto quiero decir que cada servicio puede ser diferente del resto y no por ello, menos satisfactorio.
P. D.: Aún tengo el sabor del jabón en la boca de la última ducha juntos.
P. D. 2: Pido perdón, pero me estoy cayendo de sueño ahora mismo, y puede que la experiencia no sea todo lo buena que debería.
 
Registrado
12 Jun 2020
Mensajes
19
Puntuación de reacción
24
Primera expe que publico en este foro, espero que os guste.

Chica
Nombre
: Silvia Mar Narváez.
Nacionalidad: Española.
Edad (aparente y/o anunciada): 43.
¿Fotos falsas o retocadas?: Reales.
Descripción de Cara: Bellísima, una preciosa sonrisa y unos maravillosos ojos a los que no puedo dejar de mirar. También destacar su encantadora nariz.
Descripción de Cuerpo: Es una chica alta, 1.74, con tacones yo creo que está perfecta midiendo yo 1,97. Cuerpo precioso, curvas suaves y elegantes. No hay ningún punto en el que esas magníficas curvas no sean derivables, no se vislumbra ninguna discontinuidad.
Descripción de Carácter: Encantadora, con clase, amable, muy cariñosa.
Vestimenta: Prefiero sorpresa.
¿Fumadora?: No.

Servicio
Fecha de la experiencia
: 15/07/2019.
Tarifa contratada (en €): 5 h – 550 €.
Duración real del servicio: 5 h más la charla posterior.
¿Besos/morreos?: Sí. Todos los que quieras y más. Nunca me cansaré de su boca y su juguetona lengua.
Francés (sin/con protección) /garganta profunda?: Siempre me pregunta pícaramente pero ya sabe más que de sobra que con ella siempre sin y hasta el final.
¿Cunnilingus?: Sí, una de las cosas que más me gusta hacer con ella.
¿Sexo anal?: No.

Relato libre:
Quedé con Silvia para una tarde enterita aprovechando unos días libres que tenía de vuelta a la capital. Un día a mediados de Julio del año pasado me dirigí a su nueva ubicación sufriendo las inclemencias del sol veraniego madrileño. Cinco horas por delante con ella tenía reservadas, qué dulce sueño cumplido, qué suerte la mía el poder compartir esa tarde con ella. Entreabrió la puerta de la ofi, entré, cerré y al girarme ahí estaba ella, con su radiante sonrisa y profundos ojos con uno de sus vestidos de verano que le quedan tan formidable. En mi caso no le hice la cobra, jajaja, básicamente me tomó de la mano, me acerco a ella y me plantó tal morreo que me creí en una nube. ¿Cómo puede haber un mortal que llegase a rechazar tal divino obsequio? Tanto tiempo deseando volver a ella y allí estaba de nuevo, con mi valkiria. Embelesado cual primer homínido que se irguió y miró al vasto cielo nocturno poblado por millones de estrellas brillantes, me llevó de la mano hacia su habitación. Parecía como si estuviésemos en Goya pero más grande. Nos apoyamos sobre la camilla, uno frente al otro y poniéndonos al día sobre las nuevas de cada uno. Me ofreció cava para refrescarme a lo que acepté gustosamente, aunque he de decir que perdió el protagonismo casi hasta la mitad del encuentro. Duró poco esta actualización. Incapaz de apartar la mirada de esos preciosos ojos suyos, se levanta ella de la camilla, yo estoy ligeramente abierto de piernas para permitir su acercamiento, cambio la posición de mis manos sobre sus caderas, me estremezco al sentir su preciosa y suave piel por encima de su vestido. Me rodea con sus brazos y nos fundimos en una sucesión de besos y rozamientos sin fin. Me encanta cuando juega con mi lengua, la atrapa y me muerde suavemente los labios. Podría haber seguido hasta la mañana siguiente tan solo en esa postura, con sus roces y sus besos.
Había nuevos rincones que explorar y uno de ellos era esa maravillosa ducha. Había leído experiencias de otros compañeros sobre todas las maravillas de una ducha con Silvia y no podía quedarme sin experimentarlo. Aunque he de decir que tuvo que proponérmelo Silvia, ya que como he dicho antes yo me encontraba en una nube. Nos desvestimos, ella grácilmente se deshace del vestido y de su preciosa lencería permitiéndome contemplar las preciosas curvas de mi querida Silvia, y me siento el hombre más afortunado del mundo en ese instante. Me coge de la mano ya que estoy totalmente embobado con la magnífica visión que tengo ante mis ojos (nunca me canso/cansaré), y me guía con ella hacia la ducha. Tras un típico episodio de grifo frío/calor con la ducha, empezamos a enjabonarnos mutuamente. El tan solo recuerdo de tenerla enfrente, generosamente enjabonándola, sus preciosos pechos, su maravilloso pubis, su abdomen, brazos... Y luego acercándome ella para notar esos tersos pechos sobre mí, mi polla enjabonándose con su vientre... Hace que desee estar ahora mismo allí con ella. Tras un largo rato de enjabonamiento body-body tanto por delante como en su espalda y precioso trasero, pasamos a aclararnos, secarnos y procedemos al tatami.
Me dice que me tumbe boca abajo a lo que sin la menor duda obedezco sabiendo de los placeres que aguardan. Ella entonces empieza su masaje sensitivo, con su pelo, sus manos, sus pechos, sus besos, su lengua. Cada vez que se roza conmigo me viene un espasmo y el deseo por darme la vuelta aumenta. Ella interacciona con cada rincón de mi espalda y en cada iteración se acerca a mi oído. Suspira, se acerca a mi cara e intento besarla. Pero no se deja con tanta facilidad, me pone a mil. Tras unas cuantas iteraciones más, finalmente se acerca lo suficiente como para poder juntar sus labios con los míos mientras me mira pícaramente. Unos cuantos roces después, no puedo más y ella lo nota. Me doy la vuelta y nuestras bocas se unen en una sola. Se me escapa más de una vez una sonrisa mientras nos besamos y ella devuelve una picara sonrisa. En más de una ocasión para unos segundos y me pregunta porque me río a lo que yo contesto que no se puede ser más feliz. Ella roza su cuerpo conmigo, se mueve arriba y abajo fundiendo nuestros cuerpos mientras nos sumergimos en un gran y profundo beso.
Tras un lapso de tiempo se separa ligeramente y me propone un francés. Recordando su maravillosa técnica no dudo ni un minuto a lo que ella se coloca en el borde del tatami, suavemente me coge el soldado y comienza a lamerlo suavemente, guiándolo hacia su boca. ¡Bendito placer! Ver a mi querida Silvia, su precioso pelo, suavemente en un hipnótico movimiento que pretende llevarme al éxtasis. Trato de aguantar un poco y le pido que cambie ligeramente su posición para poder disfrutar yo también de su sexo a lo cual accede sin dilación. Sé que en repetidas ocasiones a lo largo de la expe ya he dicho que me encontraba en el cielo, pero esto ya era algo indescriptible, con su saber hacer y tratando de dar lo mejor de mi para su disfrute con una técnica, mejorable por mi parte pero que parece que consigo que dé sus frutos con mi querida Afrodita. Rápidamente me vine en su boca yo como consecuencia de conseguir que ella se corriese. ¡Qué delicia!
Tras limpiarse un poco empezamos a besarnos de nuevo y nos arrejuntamos un largo rato en el tatami hablando de cosas triviales, del universo, de la psique humana. Es maravilloso tener una persona que pueda y tenga tanto interés en todos estos campos. Me recuerda Silvia que tengo a mi disposición el cava que había abierto justo al entrar y que se quedó en un segundo plano, y empieza a preparar el jacuzzi. Era otra de las novedades que tenía planeado probar ya que había leído interesantes expes sobre el uso del mismo. Aunque al final lo utilizamos más para relajarnos que para fines más eróticos. Ese mismísimo instante, acurrucado junto a ella en el jacuzzi, rodeándola con mis brazos, oliendo su cabello, sintiendo el roce de nuestros húmedos cuerpos. ¡Qué maravilla de recuerdo!
Con los preliminares, el rato en la cama, el jacuzzi, ya habían pasado casi tres horas, pero no me daba esa sensación. Una vez recuperado volvió a proponer volver al tatami. De nuevo abrazado a ella, besando cada rincón de su cuerpo, parándome de vez en cuando para darle un pequeño mordisco en la nariz, esa preciosa nariz suya que reclama también su rato de atención. Tras un pequeño rato de jugueteo por mi parte ella nota que mi soldadito estaba de nuevo activo. Tomó ella de nuevo las riendas. Reanudó nuestros juegos con un francés en el tatami, pero acabo proponiendo mudarnos al famoso rojo diván. Me hizo sentarme abierto de piernas, ella en el suelo, de rodillas, siguió con su delicioso francés. Ver cómo me miraba mientras introducía mi miembro en su boca, jugando su lengua con mi glande, lamiéndome los testículos, todo sin perder esa mirada picarona. Una delicia. Un rato después decide que va a montarme cual valkiria monta su corcel alado. Tras encapuchar a mi soldado con su boca y hacerme juntar las piernas para montarme apropiadamente, suavemente se va metiendo mi duro miembro, susurrándome al oído lo que le gusta mi dura polla dentro de ella. Poco a poco va aumentando el ritmo, mirándonos mientras nos seguimos besando cuando la posición nos lo permite, jadeando, gozando. Así seguimos un rato, cambiando de vez en cuando quien propulsa la montura. Tras un rato llegamos a bromear un poco del microclima que se ha generado entre nuestros pechos por el vapor de nuestro sudor recorriendo cada centímetro de nuestros cuerpos. Tras un largo cabalgar decide desmontarme, volver a ponerse de rodillas en el diván para seguir con una profunda mamada y hacer que termine en un gran orgasmo de nuevo en su preciosa boca.
Volvemos al tatami de nuevo, un par de sorbos de cava, un largo rato de conversación abrazado a mi hermosa Silvia. No se podría haber pedido más al día. Deseo que ese momento se congele, con mi cabeza sobre su pecho, oyendo el suave latir del corazón de mi valkiria. Un momento eterno. Pero eventualmente uno de los dos tiene que definir su fin por lo que mirando el reloj en la preciosa muñeca de Silvia veo que son las 21:30 por lo que debemos poner fin a ese momento. Una rápida ducha para refrescarnos. Nos vestimos como alma que lleva el diablo y nos despedimos, no sin antes una sucesión de besos que hace que hace que desee mandar al cuerno cualquier plan/obligación y quedarme eternamente con ella. Con la guardiana de mis designios, mi adorada deidad, con el astro reina de mi firmamento, con mi queridísima y adorada Reina.

Valoración: Matrícula de honor.
 

Miranda

Usuario Activo
Registrado
27 Jun 2013
Mensajes
120
Puntuación de reacción
153
SilviaMar tan guapa, tan elegante y tan Puta.

Pues nueva visita a Silvia, y otra vez de sobresaliente, sigue tan guapa y tan elegante como siempre, y también tan puta.
Vi la foto en bikini de su hilo de profesionales y le pedí que me recibiera así en bikini, me dio morbo, y creo que es la única prenda con la que le faltaba recibirme.
Joder cómo le siente el bikini a la señorita, madre mía cuando se quitó el vestido, me empalmé nada más verla, nos lanzamos a besarnos, mientras mis manos recorrían ese cuerpazo y ella con las suyas intentaba desnudarme...
Una vez yo en pelotas, se sienta en la camilla de masaje y se aparta el bikini para mostrarme ese coñito rosadito y depiladito y me dice “mira lo que tengo aquí para ti”, vaya comida de coño... así sin quitar el bikini, joder cómo se moja la cabrona, cómo gime y cómo te pide más...
Después duchita conjunta con el bikini puesto, una gozada quitárselo bajo la ducha, se agacha y me hace un Francés al baño María que me pone los ojos en blanco, jejeje, le agarró la cabeza y le follo la boca, gime..., le digo lo puta que es, y lo que le gusta una polla en la boca, me mira y me sonríe...
Tras secarnos nos vamos al futón donde continúan las comidas mutuas, le digo que se masturbe que quiero verla correrse masturbándose, mientras nos morreamos y le como las tetas, se frota su coño hasta llegar al clímax.
Me enfunda y se sube encima, joder, ese coño estaba más caliente que los altos hornos, la atraigo hacia mí y nos morreanos mientras me folla, sudamos, más besos, ya no importa que su pelo se interponga entre nuestras bocas, tal es el ansia con el que follamos que nos comemos la boca con su pelo entre medias y los dos seguimos sin hacer ademán de apartarlo, mis manos van de su culo a sus tetas y mi boca lo mismo, tetas, boca, boca, tetas, se lleva una mano al clítoris y empieza a pajearse con mi polla dentro, me dice que está muy cachonda y muy puta hoy, noto sus flujos vaginales en mis huevos y el calor que desprende su coño a pesar del condón, y sin más remisión me pego una corrida la hostia de intensa.
Una charla muy amena sobre nuestros respectivos veranos y ya pensando en cuándo volver a ver a Silvia, que como digo Sigue tan “guapa tan elegante y muy puta”.
 

Apollinaris

Usuario Activo
Registrado
7 Feb 2010
Mensajes
548
Puntuación de reacción
14
Silvia Mar 655767964

Se trata de una de esas mujeres que merecen la pena, que pasar un rato con ellas no solo da gusto al cuerpo, también a la mente.

Silvia es española, en la edad estupenda de los 40 años.

Belleza española, guapa de cara con unos ojazos azules muy bonitos, y cabellos rubios, de cuerpo inmejorable, tipazo, y encima es muy alta.

Bien de culo y de tetas. Al mirarla además de todo se aprecia una mujer elegante, es innato en ella, algo que no es así en muchas por mucho que quieran intentarlo, vamos que tiene clase y es de nacimiento.

Irradia simpatía, y es buena persona. Da gusto hablar con Silvia y estar con ella cuanto más tiempo sea posible mejor.

A la hora de la verdad se mete en el papel, es muy buena profesional pues sus besos que al empezar la sesión es lo que más nos gusta a la mayoría de nosotros son como suele decirse de novia.

Invita a ducha y se duchó conmigo, y ahí empezó ya su sesión como debe de ser, su francés es al natural que además puede ser hasta el final pues no hace ascos, aunque me contuve.

Luego a la cama donde me dio un masaje excelente y que entre la mamada de la ducha y el masaje podéis imaginaros como me tenía, casi sin darme cuenta y con su boca me puso un preservativo, es que casi ni me enteré.

Follé lo que buenamente pude, y me corrí mientras le metia y me metia la lengua hasta la campanita en un lujurioso beso de actriz porno. Genial.

Debo decir que no folla por el culo, al menos no conmigo.

Al terminar me preguntó si quería ducharme de nuevo pero decidí marcharme para hacerlo en casa ya que andaba muy justo de tiempo, desde luego que no me hubiese importado en absoluto.

Atiende junto a la calle Bravo Murillo, concretamente en la calle Francos Rodríguez, en lo que se viene diciendo que es la nueva zona de putas de Madrid.

El teléfono de contacto es el: 655767964. Y su hilo en el foro: https://esaschicas.com/temas/silviamarnarváez-española-independiente-655767964.13971/

En cuanto a la tarifa que me aplicó fueron 150 €. Una hora.

EBDEABA3-B411-4ECD-9996-32FA242AF95E.md.jpg


Lo advierto, es adictiva y aun así, pese a ello, muy recomendable.

Valoración de la experiencia: 9,5
 

TheSpirit

Colaborador
Registrado
4 Ene 2010
Mensajes
15,387
Puntuación de reacción
1,864
Dudo que se pueda explicar mejor cómo es nuestra adorada Silvia que como en la experiencia anterior.

Puedo añadir que sorprende. Al menos a mí.
Se transforma en alguien con lujuria y desenfreno, que le encanta disfrutar del sexo, más que a muchos de nosotros diría yo.

Y para quienes nos encanta una mujer con curvas, cuantas más mejor, ella es ideal.
No malinterpretar que sus fotos son reales, pechos y trasero generosos para degustar una y otra vez (no, no es amante del arte heleno) y unos labios para comérselos hasta el día del juicio final.

2 horas maravillosas donde sólo pudo derrotarme 1 vez pero eso no significa que el amigo no estuviera a la altura, más bien al contrario.
Cada vez me gusta más ese sillón, su ducha... y ella.
 

Amantebandio

Usuario Activo
Registrado
12 Ago 2014
Mensajes
35
Puntuación de reacción
28
Rubia, un cuerpo de muerte, una voz sexy y para colmo le gusta disfrazarse (si lo llego a saber le pido que me reciba como en la foto).

Por favor, debes Iniciar sesión o Registro para ver el contenido.



Pero bueno eso será para la próxima vez.

Me recibe con un beso y me guía hasta la habitación donde me me invita a acompañarla a la ducha en donde tras enjabonarme y aclararme comenzó mamármerla de tal manera que casi me hace terminar antes de empezar. La tuve que frenar dado que ya no soy un jovencito y en lo que termino de recuperarme el tiempo se acabaría.

Ya en el masaje me dejé llevar al Olimpo por esas manos que proporcionaban caricias dignas de la Diosa Afrodita.

A la que me di la vuelta se puso a chupármela de nuevo y sin mediar palabra se empaló a la vez que me metía la lengua hasta las amígdalas ¿pero cuándo me ha puesto el chubasquero que no me he dado ni cuenta? Pues ni idea pero ahí estaba puesto.
Sus pechos a la altura de mi boca no me dejaban otra opción que chuparlos y lamerlos.

Para terminar mi postura favorita a cuatro y como dice la canción "🎶 Mis manos en su cinturaaaa🎶" y así terminé.

Una lástima del Heleno (no creo que haga) porque ese culo es para devorarlo.

Repetiré pues claro (nota personal pedirla que me reciba así).

Nota: 9.
 

Arj

Usuario Activo
Registrado
18 Ago 2017
Mensajes
20
Puntuación de reacción
10
Quedé la semana pasada con Silvia ya que tenía muchas ganas de conocerla por todo lo que había leído sobre ella y la última vez que intenté quedar con ella no pudimos cuadrar.

Aunque la avisé con poca antelación por suerte me pudo recibir y... menudo recibimiento. Ya se ha dicho todo por aquí de ella y sólo puedo repetirlo y ensalzarlo. Es una chica maravillosa, te hace sentir bien y es muy cercana. En cuanto al servicio, impecable, empezando por una ducha juntos y terminando en la cama para luego ir a un segundo asalto a la silla roja. Los besos fluyen en todo el encuentro y es una delicia en todo lo que hace.

Sin duda volveré a quedar con ella porque además del servicio perfecto es muy agradable hablar con ella. Es como si fuera una amiga que conoces y puedes contarle cualquier cosa o ella te cuenta las suyas que también son muy divertidas.
 
Mileroticos sustitutas
Gratelo nuevoloquo
Arriba